La incertidumbre laboral dispara los problemas con los ERTE y su fiscalidad

2021 ha empezado y la pandemia sigue presente, incluso con más fuerza que nunca. Mientras gran parte del país espera con ansia que llegue el momento de vacunarse, el panorama laboral se llena de nubarrones por las restricciones que van surgiendo a causa de los repuntes. Muchas empresas están teniendo que dejar a parte de su plantilla en ERTE, aunque otras tantas directamente han tenido que proceder con despidos.

Una situación complicada para los negocios, pero también para los trabajadores. Muchos de ellos han pasado por un año en el que su jornada laboral se ha visto reducida considerablemente por la falta de trabajo, algo que ha atacado principalmente al sector del comercio. Algo que los ha llevado a recibir las prestaciones por ERTE, pero que va a tener su repercusión en la próxima declaración de la Renta.

Aumentan los ERTE, aumentan las dudas

El primer problema en muchos hogares está llegando con la reclamación de los excedentes. La saturación de las administraciones durante la pasada pandemia ha provocado que organismos como el SEPE se hayan visto desbordados, sobre todo por la falta de preparación ante una situación tan excepcional como esta. Lo que ha sucedido a raíz de esto es que en muchos hogares, por ejemplo, el importe correspondiente por el ERTE ha tardado semanas o incluso meses en llegar.

Una problemática complicada en familias en las que las cuentas llegaban justas a final de mes. Pero que también tiene otra contrapartida, las prestaciones excedentes. La falta de sincronización y los problemas con el seguimiento de cada expediente han provocado también que muchas personas hayan seguido recibiendo dicha prestación tras haberse reincorporado a su puesto de trabajo.

Un problema que se ha ido acumulando poco a poco, como cada euro que se sumaba a la cuenta bancaria, y que está empezando a detonar este 2021, cuando las correspondientes administraciones han solicitado el dinero de vuelta. Sobre todo porque, porque en caso de no pagar en el plazo establecido, están fijando un recargo por demora.

Es una situación difícil para muchas economías a lo largo y ancho del país, pero que también trae consigo otro caballo de Troya importante, que mira a la declaración de la Renta de este año. Y es que, generalmente, este tipo de prestaciones no tienen ninguna clase de retención, además de que hacen figurar al Estado como segundo pagador. Y sí, todo esto repercute en la devolución o el pago que se tenga que hacer con la Agencia Tributaria una vez empiece la campaña.

Recurriendo a profesionales

Como ejemplo de esta problemática y sus cifras, podemos pensar en la región de Aragón. La comunidad ha perdido cerca de 13.000 afiliados a la Seguridad Social en 2020 por la pandemia, cerrando el mismo año con un total de más de 18.000 trabajadores en Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE). Situación que refleja perfectamente esa incertidumbre que sigue imperando en 2021, y cuyos números a finales de año adelantan lo que se avecina de cara a Hacienda.

Las pérdidas de afiliación han ido creciendo paulatinamente en provincias como Zaragoza o Huesca, con más y más personas acogidas a esta prestación especial ofrecida por el coronavirus. Todo esto ha llevado a buscar a profesionales para aclarar cualquier duda sobre qué va a ocurrir de cara a la campaña de la Renta 2021, por todo lo indicado anteriormente.

Profesionales como Sola y Ramón Abogadosasesoria Zaragoza especializada en materia fiscal, contable y laboral, están teniendo que recibir a una creciente demanda de clientes repletos de preguntas y de incertidumbre. El «boom» de 2020 sigue extendiendo su onda expansiva por este 2021 que empezaba hace tan poco, y con cierto miedo ya no solo por el futuro en cuanto a empleo y economía, sino por las reclamaciones que Hacienda pueda hacer respecto a los ERTE.

Dinero que entra en las cuentas sin ningún tipo de retención, con lo que eso ya conlleva, y procedente de un segundo pagador. Dos factores clave para que las declaraciones de este año se vuelvan especialmente complicadas, para que se deba contar con un experto que las revise y compruebe que todo está en orden para que se ajuste a la realidad fiscal de cada declarante. Son tiempos muy difíciles los que se están viviendo, pero pueden facilitarse si se tiene cerca a algún experto que pueda ayudar.

La asesoría Sola Ramón Abogados, en Zaragoza, ya está notando ese incremento de peticiones. Aunque se espera que aumenten en todas partes del país. Y es que, en España, 2020 cerró con un total de 755.613 personas en ERTE. Cifras escalofriantes que darán todavía más miedo a partir del mes de abril, cuando empiecen a elaborarse los borradores de la Renta y se vea en qué números se traduce todo lo que está pasando con los empleos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • NO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *