Asesor laboral, una profesión muy solicitada

La normativa laboral española se caracteriza por su especial naturaleza cambiante. Cualquier directivo o propietario de una pyme sabe que la legislación relativa a la cuestión laboral está sujeta a modificaciones continuas.

Las empresas necesitan contar, por tanto, con personal bien formado y muy actualizado, al objeto de evitar, por desconocimiento, irregularidades administrativas o incumplimientos involuntarios de la legislación vigente.

La consecuencia es que, al contrario que en otros sectores, existe una demanda creciente de profesionales especializados en el ámbito laboral. Los candidatos que acreditan que, además del correspondiente título académico, tienen formación específica como asesores laborales, parten con mucha ventaja en los procesos de selección de personal.

Conocimientos necesarios para ser asesor laboral

Un asesor laboral debe conocer a fondo la legislación y procedimientos administrativos relacionados con los siguientes aspectos:

  • Contratación: modalidades de contratación y tipos de contrato de trabajo, así como cualquier posible subvención o bonificación asociada a los mismos.
  • Nóminas: elaboración y emisión de nóminas, retenciones, deducciones, prorrateos y complementos laborales.
  • Finiquitos: cálculo de los emolumentos a percibir por el trabajador al término del contrato, incluyendo vacaciones no disfrutadas y posibles indemnizaciones.
  • Seguros Sociales: conocimiento de todos los procedimientos administrativos relacionados con la Seguridad Social, y de los mecanismos telemáticos que sustituyen a los trámites presenciales.

Adicionalmente, el asesor laboral tiene que prestar una atención especial a los frecuentes cambios normativos y legislativos referidos a esas materias.

Salidas profesionales

  • Por cuenta ajena: integración en cualquier empresa que disponga de departamentos propios de nóminas o de contratación y recursos humanos.
  • Por cuenta propia: trabajar como asesor laboral independiente para varias empresas distintas, con una inversión inicial muy baja (un ordenador e internet). O montar tu propia ETT (empresa de trabajo temporal y recursos humanos). Otra opción es la de asesor laboral de trabajadores.
  • En organismos oficiales: existen un buen número de puestos accesibles mediante oposición, en los que son requeridos los conocimientos de legislación y normativa laboral.

Cómo obtener el título homologado

Las nuevas tecnologías hacen posible que puedas formarte como asesor laboral sin necesidad de acudir a clases presenciales. La oferta de cursos online es muy amplia, pero, antes de decidirte por un curso en concreto, debes tener en cuenta algunas recomendaciones:

Cuidado con aquellos centros formativos o academias que únicamente te ofrecen un diploma acreditativo de aprovechamiento. Porque, independientemente de que la formación impartida haya sido buena o mala, la realidad es que ese tipo de diplomas carecen de valor real, al no estar oficialmente reconocidos.

La clave está en escoger un centro de formación de trayectoria consolidada, que te garantice que el título está homologado, junto a la emisión de un certificado que especifique el número de créditos universitarios (ECTS) correspondientes a dicho título.

Ten muy en cuenta que los créditos universitarios no solo sirven para reforzar el valor del título que has obtenido, sino que pueden otorgar puntuación adicional en las oposiciones del Estado, en aquellos casos en los que se requiera formación en materia laboral.

Y lo más importante: la tendencia económica actual apunta a un crecimiento futuro muy considerable del número de autónomos y microempresas con pocos empleados. Estas pequeñas empresas no pueden permitirse disponer de un departamento laboral propio, por lo que es muy previsible que la demanda de asesores laborales externos continúe aumentando.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • NO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *