El dilema de las tarjetas revolving

Dentro de cartera de productos o servicios que ofrecen las entidades bancarias existe uno que ha dado muchos dolores de cabeza a más de uno y son las tarjetas revolving. Este servicio bancario una serie de peculiaridades, entre ellas sus intereses de aplazamiento que aplican y, en muchas entidades, no reflejan correctamente el sumatorio total de la deuda.

En este artículo vamos a hablarte qué es una tarjeta revolving, cual es su funcionamiento, ventajas e inconvenientes así como informarte que siempre hay posibilidad de reclamar por clausulas abusivas de la mismas.

¿Qué es una tarjeta revolving?

Una tarjeta revolving es una variante de una tarjeta de crédito destinada para que el usuario pueda gastarlo en compras o pueda disponer de su crédito en efectivo, el importe gastado pasa a ser un aplazamiento del pago (revolving), este aplazamiento aplica unos intereses que en muchos casos son declarados abusivos que llegan a aplicarse entre un 20% y hasta 29% TAE.

Cuando utilizas una tarjeta revolving tienes dos opciones, realizar el pago total o bien aplazado, en el primer caso, no se aplican intereses si se realiza en el mismo periodo liquidativo, el problema está, en todo caso, en los pagos aplazados como hemos mencionado anteriormente.

Otro punto negativo que tiene este tipo de servicios financieros es la opaca información que recibe el cliente, dado que la entidad no advierte de los elevados intereses que suponen el pago amortizado de las deudas que se generen.

La única ventaja que podemos mencionar de este tipo de servicios es la inmediata liquides que ofrece para poder afrontar imprevistos oportunos. Teniendo uno gastos decentes y pagados en su totalidad antes de finalización del mes liquidativo no supondrá un problema, incluso en el aplazamiento siempre que se apliquen las comisiones justamente.

¿Se puede reclamar una tarjeta de crédito revolving?

El Tribunal Supremo abrió la veda en marzo de 2020 con al sentencia STS 600/2020en la que se determino el carácter usurario de las tarjetas revolving, considerándolo nulo de aplicación en lo descrito en el art. 1 del Ley de 23 de julio de 1908 sobre nulidad de los contratos de préstamos usurarios cuando los intereses de los mismos sean superior al 20% TAE.

Será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

¿Qué necesitas para reclamar?

En primera instancia, debes contactar con la entidad financiera para la consulta del contrato de la tarjeta revolving y determinar si son abusivas o no, en tal caso se deberá exigir a la entidad financiera que reajuste este criterio. En caos negativo, tendrás que mantener esta disputa por vía judicial solicitando la nulidad del contrato. Conviene en el último punto contar con un abogado especialista en este tipo de litigios, por otra parte conviene tener todo los extractos de pagos realizados, el contrato de crédito de la tarjeta revolving, así como las condiciones del crédito.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • NO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *