Carencia


La carencia es un término muy importante a la hora de saber si se dispone del derecho a la percepción de prestaciones, dado que uno de los requisitos para recibir las prestaciones es tener un periodo de carencia mínimo.

¿Qué es el periodo de carencia?


La carencia es el periodo mínimo de cotización exigido, salvo algunas excepciones, en el que da derecho a percibir prestaciones de la Seguridad Social en caso de Incapacidad Temporal derivadas de contingencias comunes o bien al acceso a la jubilación. Por tanto, una situación sin carencia, el trabajador no tendrá derecho a recibir las prestaciones dado que no cumple con un mínimo cotizable para ello.

Carencia genérica y Carencia específica en la Jubilación

La jubilación siempre va ligada a la actividad laboral desarrollada a lo largo de la vida activa, por lo que la cuantía de las prestaciones dependerá de las cotizaciones y el tiempo que se haya aportado. Para acceder a la jubilación también se ha de acreditar dos tipos de periodos de carencia, la carencia genérica y el específico, como ya sabrás, a continuación te indicaré la diferencia de cada uno de ellos.

Periodo de carencia genérica

Será el número total cotizados a lo largo de tu vida profesional, para esta opción será todos los días trabajados que se detallan en tu vida laboral.

Periodo de carencia específica

En este caso, se toma como referencia la cotización total realizada en los últimos 15 años anteriores al cese del trabajo o bien, desde el día en que no se disponga la obligación de cotizar.

¿Qué cotizaciones computan para el periodo de carencias?

Las siguientes cotizaciones computarían para el periodo de carencia.

  • Periodos de Incapacidad Temporal, maternidad, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural
  • Periodos de vacaciones retribuidas, devengas y no disfrutas.
  • Cotizaciones efectuadas dentro del convenio especial con la Seguridad Social
  • Cotizaciones correspondientes al período de Incapacidad temporal derivado de contingencias comunes, que subsista tras la extinción de la relación laboral involuntaria que, a su vez, origine una situación legal de desempleo con derecho a la prestación contributiva.

Periodos que no computan

  • Cotizaciones por pagas extraordinarias
  • Los períodos correspondientes a cuotas impagadas y prescritas
  • Los periodos resultantes de la bonificación de edad por trabajos penosos o por discapacidad
  • Los periodos asimilados correspondientes al cuidado de hijos o menores acogidos
  • El periodo del servicio militar obligatorio
Carencia
5 (100%) 1 voto[s]


  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • NO

¡DEJA TU COMENTARIO!

avatar
  Suscribirse  
Notificarme cuando: