Claves para elegir un buen administrador de fincas para una Comunidad

fincas administrador

A la hora de contratar una empresa especializada en la gestión de comunidades, es necesario prestar atención a algunos detalles para elegir con acierto aquella que vaya a desempeñar sus funciones con la máxima profesionalidad. Elegir a los profesionales que logren la plena satisfacción de sus clientes por los servicios prestados no es tarea simple. Por eso, es fundamental tener claro una serie de conceptos que ayuden a elegir un buen administrador de fincas.

Si a veces gestionar una vivienda individual puede llegar a resultar difícil, mucho más complejo será cuando se trata de llevar la gestión de una comunidad de propietarios. Para no tener que enfrentarse a disputas entre vecinos y evitar conflictos, además de liberarlos de este trabajo extra que nadie quiere realizar habitualmente, existe la figura del administrador de fincas. En este artículo se van a definir los aspectos en los que hay que fijarse para hacer una elección correcta para este puesto.

¿Qué es un administrador de fincas?

fincas administrador

El administrador de fincas, que también se conoce como administrador de comunidades, gestor de comunidades o gestor de fincas, entre otros, es la persona o empresa que se encarga de gestionar, en nombre de los propietarios de las viviendas, todos los asuntos relacionados con las finanzas, cuestiones legales y técnicas que se requieren para mantener en buen funcionamiento una comunidad de vecinos o de propietarios.

Se trata de una figura muy importante, pues en caso de que no realicen una administracion de fincas eficiente, los vecinos podrían tener que hacer frente a sanciones con diferentes repercusiones económicas, legales, administrativas y de convivencia.

Criterios para elegir a un administrador de fincas

A continuación, se presentan los 5 criterios a tener en cuenta para hacer una elección acertada del administrador de una comunidad.

1. Experiencia y formación

El primero de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que el profesional elegido cuente con una formación específica en el ámbito de la propiedad horizontal, así como una amplia experiencia en la gestión de comunidades de propietarios. De este modo, sabrá exactamente cómo actuar en las diferencias circunstancias que puedan darse.

Un técnico o empresa con años de experiencia en la gestión de comunidades de propietarios siempre va a estar más preparado no solo para las actividades rutinarias de este tipo de servicios, sino para enfrentarse a los desafíos que puedan surgir.

Asimismo, estará en continua formación para estar siempre actualizado en las últimas novedades legislativas y contará con las herramientas digitales más avanzadas para el buen desarrollo de su trabajo.

2. Referencias y reputación

Antes de dar el paso de contratar los servicios de un administrador de fincas, es recomendable solicitar referencias y comprobar qué reputación tiene en su sector. Se puede preguntar a otras comunidades de propietarios que hayan trabajado con él o buscar referencias en internet. Es esencial evaluar aspectos como la capacidad para la resolución de problemas y la calidad de la atención al cliente para este puesto, es decir, que realmente esté cuando se le necesita y sea resolutivo.

3. Servicios ofrecidos

Otro aspecto a considerar es que ofrezca un abanico amplio de servicios para que los vecinos puedan estar tranquilos, desde la gestión de incidencias y llevar la contabilidad hasta la organización de juntas de propietarios y la elaboración de informes. De esta forma, se podrá tener una gestión integral y eficiente de la comunidad en un solo profesional o empresa.

4. Precio

Para conseguir un precio ajustado, pero sin renunciar a ningún tipo se servicio ni calidad, es necesario llevar a cabo una comparación, pero sin dejarse llevar solo por los números, sino también por las otras cuestiones enumeradas, como la experiencia, formación, reputación, atención al cliente…

Una empresa profesional es la que brinda una buena relación calidad-precio, no siendo necesariamente ni la opción más cara ni la más barata. Es necesario comparar y buscar el equilibrio, pues es mejor pagar un poco más y contar con un experto que conseguirá, a la larga, grandes ahorros para la comunidad y, además, ahorrar quebraderos de cabeza a los vecinos, aportando siempre las mejores soluciones, que alguien que no esté capacitado para estas labores o no acuda cuando se le necesite. 

5. Transparencia y comunicación

Otra clave a la hora de elegir un administrador de fincas es la transparencia y buena comunicación con los propietarios de la comunidad. Por este motivo, debe ofrecer informes periódicos sobre la gestión, y estar siempre a la completa disposición de sus clientes para resolver cualquier duda o incidencia que pueda surgir.

6. Adaptabilidad y flexibilidad

Cada comunidad de propietarios es un mundo y cuenta con necesidades específicas, por eso es importante considerar la capacidad de adaptación a las necesidades particularidades de cada una, ofreciendo soluciones flexibles y personalizadas.

Para el buen funcionamiento de una comunidad es necesario contar con la figura de un administrador de fincas. Hacer una elección acertada es vital para lograr este propósito, y siguiendo los consejos ofrecidos en este artículo, será más fácil hacer una buena elección.

  1. Marina dice:

    ¡Hola! Me ponóéóícomo BBVA, Santander o la entidad financiera que utilices habitualmente. Debido a la alta demanda, durante esta semana ofrecemos un estudio previo gratuito sin compromiso. ¿Podrías facilitarnos un número de teléfono?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir