Por qué los autónomos necesitan un seguro de responsabilidad civil?

11/01/2022

Un autónomo tiene la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil o no en dependencia de la actividad profesional que desarrollen. Sin embargo, en aquellas en las que no es obligatorio, sí que resulta muy conveniente para cubrirse las espaldas en caso de que ocurra cualquier daño a terceros, una situación más común de lo que cabría desear

Los trabajadores autónomos realizan una amplia variedad de actividades profesionales, incluyendo aquellas que implican cierto riesgo físico hacia sí mismos o hacia otras personas. Esta peligrosidad puede provenir de sectores tan dispares como la hostelería, el marketing, el pequeño comercio, la arquitectura, la construcción, la psicología…

En el desempeño de la mayoría de estas actividades se mantiene cierto tipo de relación con otras personas, por lo que se requiere la contratación de un seguro de responsabilidad civil para proteger al trabajador frente cualquier daño ante terceros. En cualquier caso, es obligatorio cuando exista un local comercial, empleados contratados o vehículo profesional. Este seguro debe adecuarse a cada caso, protegiendo todas las actividades profesionales según sus propias características.

¿Qué es la responsabilidad civil?

Para entender la necesidad de la contratación de un seguro de responsabilidad civil por parte del autónomo es necesario conocer en qué consiste el propio concepto de la responsabilidad civil. Se define legalmente como la obligación de reparar cualquier daño causado a otras personas, ya sea por las acciones propias o por omisiones, si existe culpa o negligencia.

El seguro de responsabilidad civil tiene como finalidad garantizar que los autónomos puedan afrontar los posibles daños personales o materiales (y los prejuicios que de ellos se deriven) dentro del desarrollo de su actividad, siempre que se hayan cometido de manera involuntaria. No obstante, estos seguros pueden ir mucho más allá y contratarse para cubrir, por ejemplo, las consecuencias de un incumplimiento de contrato (como cuando se retrasa en los plazos de entrega, se lleva a cabo una ejecución incorrecta…).

Siempre es recomendable, aunque no sea obligatorio

Es cierto que el seguro de responsabilidad civil no es obligatorio para todos los autónomos y que depende de la actividad que se lleve a cabo, no obstante, es muy conveniente tenerlo en todos lo casos. Por no contar con este tipo de póliza, el autónomo se vería obligado a afrontar los gastos de cualquier tipo de indemnización que se estipule según cada caso en particular, llegando a ser en algunas ocasiones muy elevadas.

La negligencia es un error que puede costar muy caro, por lo que el seguro es la única herramienta que brinda el respaldo necesario para llevar a cabo la actividad laboral, de una forma profesional, con total tranquilidad. Es importante, en este sentido, contratar el tipo de póliza que ofrezca indemnizaciones adecuadas según la actividad que se ejerce. Entre las coberturas, merece la pena destacar las de la explotación general del negocio y la defensa jurídica ante reclamaciones. Otras más específicas, también muy interesantes y necesarias, son aquellas que cubren a los empleados, la maquinaria, el sistema de transporte utilizado, los productos o las ventas online.

Ventajas de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil

El seguro de responsabilidad civil o RC es básico y fundamental cuando se trata de los autónomos. La Responsabilidad Civil Profesional, en cambio, se relaciona con ciertas profesiones que tienen la obligación de contratar este tipo de póliza, como es el caso de los arquitectos, los ingenieros, los aparejadores, el personal médico y sanitario, los abogados, asesores financieros…

Sin embargo, son tales los beneficios que ofrece el específico para autónomos que todos deberían contar con uno para tener tranquilidad en el desempeño de su trabajo.

Protección del patrimonio

El seguro RC está ahí para brindarle protección al autónomo en el desempeño de su actividad diaria. De esta forma, si se comete cualquier tipo de error que cause daños a terceros, no se tendrá que hacer frente a la indemnización con el propio patrimonio. Será la compañía aseguradora la que se encargue de cubrir esos costes.

Se puede deducir

Algo que muchos autónomos desconocen es que los seguros de responsabilidad civil se pueden desgravar en la declaración de la renta, siempre y cuando estén asociados a la actividad profesional que se desempeña.

Personalizables

El capital asegurado se adapta al tipo de actividad que se desarrolle, pues no en todas las profesiones existe el mismo riesgo de causar daños y, además, estos varían en la cantidad a cubrir.

Más posibilidades de encontrar trabajos

En muchas ocasiones, para llevar a cabo determinados trabajos en los que es necesario acceder a adjudicaciones por parte de una organización privada o pública, será necesario contar con un seguro de responsabilidad civil de un determinado capital. Este seguro, por tanto, abrirá la puerta a más trabajos y proyectos.

Cobertura presente y futura

Los seguros RC también cubren la responsabilidad de los trabajos ya realizados. En este sentido, si se recibe una reclamación justificada por un trabajo realizado hace 6 meses, el seguro cubrirá esos daños.

Valor

Por último, tener contratado este tipo de seguros diferenciará a ese autónomo de otros profesionales y le otorgará valor frente a la competencia, ofreciendo garantía de seguridad a todos los clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir